Brutalidad policial, detenciones y amenazas en el encierro de Bankia

Viernes 12 de Febrero de 2016
Comparte y dispara Facebook Twitter
Brutalidad policial Bankia

Un centenar de activistas se han encerrado en la sucursal de la calle Mayor, 16 con el objetivo de exigir soluciones para 50 de las familias afectadas y denunciar un Fondo Social de Viviendas que a día de hoy, no existe. La acción conjunta de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y varios grupos de activistas ha concluido con cinco heridos y tres detenidos que pasaron la noche del jueves en el calabozo de la cárcel de Moratalaz y se espera que sean liberados a lo largo de esta mañana.

La paralización de desahucios inminentes, un alquiler social, la retirada de las denuncias, la dación en pago, la apertura de una negociación para ceder viviendas vacías a los ciudadanos en situaciones críticas y la localización detallada de los pisos del Fondo Social de Viviendas madrileño son las principales reclamaciones.

Seis horas de encierro

Alrededor de las 19:00 horas los manifestantes han abandonado el encierro de manera voluntaria, cuando Bankia ha accedido buscar soluciones en función de la urgencia de cada caso. "Únicamente hemos recibido una botella de agua para todos los que estamos aquí, pero no han dejado introducir ni bebidas ni comida y tampoco nos han dejado ir al baño" denunció Mercedes, una de las portavoces de la PAH, al diario El Mundo. Agentes de la Policía Nacional situados delante de la oficina impedían la entrada y la introducción de bebidas a los compañeros que no pudieron acceder.

Cargas y detenciones

Tres personas han sido detenidas y cinco han resultado heridas cuando la policía trataba de desalojar la oficina. La llegada de los antidisturbios ha generando momentos de gran tensión cuando los agentes, al tratar de acordonar la zona, tiraban al suelo a una mujer en silla de ruedas que tuvo que ser trasladada por el Sámur al hospital más cercano. Varias personas han tenido que ser atendidas por los golpes propinados en la carga policial y tres han sido identificadas y detenidas durante el forcejeo.

“En tu país ya te hubiesen metido un tiro”

A.I.G., uno de los participantes en el encierro, declara haber sido testigo de agresiones, amenazas y comentarios xenófobos hacia una de sus compañeras que había sufrido un desmayo. “La agarraron de la bufanda, la arrastraron hacia el furgón y la intimidaron amenazándola con negarle atención médica en el calabozo incluso llegaron a increparle que de encontrarse en su país ya le hubiesen metido un tiro”.

Familias desesperadas

La PAH se enfrenta a más de 30 desahucios en los próximos 60 días: familias desesperadas que no disponen de ninguna solución habitacional y que están dispuestas a pagar un alquilar social en sus viviendas actuales o en las que Bankia acceda a adjudicarles. "No podemos entender cómo siguen desahuciando a familias enteras, mientras cuentan con miles de viviendas vacías que aseguran no disponer y, por lo tanto, no pasan al Fondo Social de Vivienda”, declara uno de los portavoces de la organización.

Sin embargo, el grupo de activistas ha conseguido abrir una negociación con el banco (no nos olvidemos, un banco rescatado con 23.000 millones públicos), hacer llegar sus reclamaciones al representante de la entidad y paralizar varios desahucios que estaban previstos para los próximos días.

Alba Sueiro

Periodista. Creo en la necesidad de un periodismo responsable, veraz e incómodo. Me gustan las historias para no dormir y todos los animales, salvo las tortugas que son como dinosaurios enanos.