Tan frágil, pero tan liviano

Miércoles 30 de Marzo de 2016
Comparte y dispara Facebook Twitter
Película Nuestra hermana pequeña - Hirokazu Koreeda (2015)
Película Nuestra hermana pequeña - Hirokazu Koreeda (2015)

Nuestra hermana pequeña (海街diary)
Hirokazu Koreeda (2015)

Las películas de Koreeda se olvidan fácilmente. Me pasó con De tal padre, tal hijo (2013, Palma de Oro en el Festival de Cannes) y también con la que quizás sea su película más inusual, Air Doll (2009). No me malinterpretéis, no es que te dejen indiferente al salir los créditos; simplemente es que, a pesar de creer que ese plano o ese sutil giro de guion estará contigo para toda la vida, al cabo de un tiempo se olvida, sin que puedas ni siquiera recordar el argumento de la película. Y ésta es, precisamente, su virtud. Cuando estábamos en el cine viendo Nuestra hermana pequeña, pasada la mitad de la película, nos dimos cuenta de que podría acabarse en cualquier momento, no hay ninguna fuerza externa que fuerce un significado sobre la historia. Esto quizás pueda sorprender al espectador occidental, acostumbrado a las estructuras guiadas por un conflicto central que se mueve hacia un final, dando un significado a la evolución de los personajes. Pero las películas de Koreeda son algo diferente, son como asomarse por un ventanal enorme y luminoso a vidas ajenas que, de tan cercanas, enternecen.

Pero entendámonos, esto no significa que se trate de una anti-trama experimental o algo por el estilo; al contrario, sus personajes y su argumento son de lo más cotidianos, cercanos a casi cualquiera de nosotros. Nuestra hermana pequeña cuenta la historia de tres hermanas al inicio de su etapa adulta (un hecho ya remarcable de por sí, teniendo en cuenta la tendencia del cine actual, comercial y de primera línea en lo que a género se refiere) que viven juntas en la casa que les legó su abuela en una pequeña ciudad costera al sud-oeste de Tokio. A raíz de la muerte de su padre, al que no veían desde hacía quince años, conocen a su joven hermanastra Asano, que estuvo cuidando de él durante su larga enfermedad. Ante el desagrado que parece sentir la pequeña por su situación, las hermanas deciden invitarla a mudarse con ellas. La película muestra el proceso de adaptación a las pequeñas catástrofes del día a día en el nuevo orden familiar. El conflicto central de la película está muy difuminado. Lo que la sustenta son la ternura que provocan en los demás aquellas sutilezas sobre las que no tenemos ningún control pero a las que a veces nos vemos abocados sin remedio: desde las tensiones derivadas de un trabajo que aborrecemos al efecto dominó de las relaciones que salen mal. A pesar de ello, la película es admirablemente optimista, llena de esas pequeñas cosas que decimos que nunca nos vamos a perdonar pero que, al final, siempre acabamos perdonándonos —«todo lo que vive requiere tiempo y esfuerzo», decía siempre la abuela de las hermanas. Se trata, al fin y al cabo, de una historia de cambio y de superación, pero sin dramatismos, consiguiendo un equilibrio frágil pero tan liviano…

El metraje se basa en un manga josei1 homónimo de Amiki Yoshida, galardonado con múltiples premios en su país de origen (incluyendo el prestigioso Taisho en el año 2013), del que hereda la sencillez casi arquetípica de los mejores cómics. Éste se centra en la figura de Yoshino, la hermana mediana, y los cambios que experimenta su mundo interior en su reconciliación con lo cotidiano. El manga combina el humor con momentos de contemplación, espaciosas viñetas que pasan a poblar la película de planos amplios y luminosos, momentos para sentir la calidez de una obra coral, sutil y tierna.

A pesar de ello, hay algo que rechina en la trama de la película. Su estética de slice of life (esta ventana luminosa al realismo cotidiano con una fotografía tan cuidada como de costumbre) se ve perturbada por algunas irregularidades de guion —desde personajes volátiles a relaciones marcadas por el determinismo que de tan prototípicas resultan prefabricadas—, además de una banda sonora de lo más sensiblera que no deja de recordarte que estás viendo una película. ¿Son estos deslices los que contrarrestan la magia de lo azaroso o quizás es que, como Yoshino al final del manga, simplemente cuestionan nuestra idea de lo cotidiano como algo que se hace a sí mismo, sin que tenga nada fuera de lo común?

Nuestra hermana pequeña - Hirokazu Koreeda
Película Nuestra hermana pequeña - Hirokazu Koreeda (2015)

Manel Mula Ferrer

Redactor en Cultura y analista en Redes. Se ayuda de la literatura y los estudios culturales para investigar por qué las cosas son como son y cómo podrían ser de otra manera.