Madrid más cerca de prohibir los circos con animales

Miércoles 01 de Febrero de 2017
Comparte y dispara Facebook Twitter
circos sin animales

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó por mayoría ayer por la mañana la proposición de Ahora Madrid y PSOE con el único voto en contra del PP, para que en la nueva ordenanza municipal “se valore la prohibición de instalar en el término municipal de Madrid circos que exhiban animales salvajes en sus espectáculos, tanto en terreno de titularidad pública como privada."

Esto supone un importante paso hacia la prohibición de los circos con animales salvajes en la capital. Como indicaba durante su intervención en el Pleno el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias de Madrid, Javier Barbero, la prohibición será una realidad en la capital cuando se elabore la ordenanza necesaria porque existe "una abrumadora mayoría" que la sostiene.

Lo sucedido ayer en Madrid es el resultado del trabajo y el empeño de diferentes colectivos de defensa de los Derechos Animales. Durante el último año, técnicos del Área de Salud, Seguridad y Emergencias han trabajado en colaboración con grupos ecologistas y animalistas con el fin de elaborar “un borrador de ordenanza acorde con las exigencias y sensibilidades del momento actual".

Este borrador de normativa será trasladado a la Junta de Gobierno en los próximos meses. Hasta entonces un grupo de trabajo compuesto por la Federación de Asociaciones Protectoras y de Defensa Animal de la Comunidad de Madrid, Justicia Animal, representantes del Colegio Oficial de Veterinarios, facultades de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid y de la Universidad Alfonso X El Sabio, Policía Municipal, SEPRONA y servicios técnicos de Madrid Salud trabajan para darle forma definitiva. El grupo también cuenta con el asesoramiento del Grupo Técnico de Protección Animal en el que tienen voz los distritos de la capital.

circossinanimales

La ciudad de Madrid se sumaría así a las más de 300 localidades españolas donde no se permite la instalación de circos con animales y a una tendencia internacional en la que países como Reino Unido, Bélgica, Finlandia, Holanda, Portugal o Suecia ya incluyen normativas similares para proteger a los animales utilizados en circos.

La proposición aprobada ayer solicita también que se “recojan los derechos de los animales a ser respetados, a no ser víctimas de maltrato y a no ser sometidos a esfuerzos o actos crueles que les ocasionen sufrimiento, ansiedad o estrés”.

En los circos los animales son condenados a una vida de cautividad en la que no pueden satisfacer sus necesidades más básicas ni llevar a cabo comportamientos naturales, son encerrados en minúsculos espacios como contenedores y jaulas donde apenas se pueden mover.

Ayer, frente a la sede del Ayuntamiento de Madrid y mientras se debatía la proposición, representantes y empresarios de la industria circense se manifestaban en contra de la prohibición. Argumentaban que el circo no es un espectáculo cruel y que "sus animales están bien cuidados". Sin embargo, más allá de la pista central, fuera incluso de las jaulas en las que se guarda a los animales y que, en la mayoría de los circos, se pueden visitar fuera del horario de espectáculo, estos animales salvajes (porque no olvidemos que los circos se nutren en su mayoría de animales no domésticos) son sometidos a procesos de aprendizaje donde el uso de la violencia es continuado para que reproduzcan conductas completamente antinaturales para su especie. Y nos guste o no, lo queramos ver o no, ese tipo de conductas solo se consiguen con coacción y violencia: es un hecho innegable. Los animales que ruedan, brincan y realizan trucos y piruetas, en realidad, están llenos de terror y han sido objeto de prácticas traumáticas cuyo fin es modificar su conducta y doblegar su voluntad.

circos sin animales

Un circo sin animales no solo es deseable, sino posible, como ya demuestran numerosas compañías en todo el mundo con las que podemos disfrutar de espectáculos circenses sin sufrimiento animal, sin tener que arrancar a ningún ser vivo de su entorno natural, sin que nadie tenga que ser sometido a una vida de cautiverio y sufrimiento.

Hoy Madrid está a pocos pasos de ser una ciudad más avanzada, más responsable, más ética, más del siglo XXI. Una ciudad de la que enorgullecernos por acercarse hacia los valores que reclama su gente, por incluir el respeto hacia los animales entre las necesidades ineludibles para una sociedad mejor.

Añadir nuevo comentario