Los señoritos de la Asamblea

Jueves 18 de Junio de 2015
Comparte y dispara Facebook Twitter
Señoritos de la Asamblea

Al igual que pasa con la música, la política no es la misma enlatada que en directo. Suena parecida, pero no tiene nada que ver.

Tuve el privilegio de asistir como invitado a la constitución de la décima legislatura de la asamblea de Madrid el pasado martes 9 de junio. Lo que allí se observaba, no tiene nada que ver con lo que en ocasiones algún corte de un telediario muestra.

Es obvio y notorio, cómo no, que al Partido Popular no le hace mucha gracia ver a partidos nuevos entrar en la asamblea de Madrid, claro está. Para eso se presentan a las elecciones, para ganarlas y que aquellos que piensen distinto no lo hagan. Pero lo que se podía paladear en el ambiente iba mucho más allá de eso. Pero vayamos por partes:

Ciudadanos

Una de las cosas que por ejemplo se observa en directo y no tanto a veces en la televisión, es la nula, la inexistente diferencia de ademanes, aspecto y en general todo entre los integrantes de un partido denominado “nuevo” por la prensa, es decir, Ciudadanos, y uno tan viejo y con una política tan vieja como el Partido Popular. Y no me refiero a una cuestión programática o de referentes políticos y económicos, en esto poca duda puede caberle absolutamente a nadie. Es casi imposible distinguirlos. Y me refiero a cuestiones que sólo se sienten a simple vista, no tras sesudos análisis.

Es curioso constatar como la forma de vestir, peinarse, sentarse, adornarse y moverse entre sus ilustrísimas de la bancada del PP y de C´s, es idéntica, y cuesta muchísimo –más allá de ciertos rostros conocidos- diferenciarlos. Además que estuvieran sentados de forma continua en el hemiciclo (me encanta esa palabra, estoy deseando usarla todos los días) no ayudaba a distinguirlos.

No se trata de una mera cuestión clasista, ni de ir con traje o sin el (yo mismo llevaba uno de mis favoritos para la ocasión) se trata de detalles, de la sensación de que unos y otros son absolutos clones, exceptuando que C´s es una ornada un poco más nueva y se les ve menos envejecidos.

Algunas actitudes, justo es decirlo, si eran diferentes (tuvieron la decencia de no abuchear en exceso a los diputados de PODEMOS) pero se notaba, se sentía claramente que era una simple cuestión de edad, confianza y soltura. Llevan, y se nota, en su interior el gen que tras unos cuantos años de “servicio público” privilegios y poder, les llevará a comportarse como socias de los miembros del Partido Popular.

-“Señores, lo tenemos todos claro no? Somos de centro centro-izquierda, vamos a ver si logramos disimular un poquito vale?”
-“Señor Albert, si señor!!!!!”

Pero no…

Partido Socialista

La verdad, es que de los señores y señoras del PSOE, poco o nada puedo contar. La recientísima muerte de Pedro Zerolo, planeaba como una sombra gris sobre su bancada y se les veía sinceramente afectados por su ausencia. Por respeto al señor Zerolo y a los que han sido sus compañeros y compañeras estos años, les ruego disculpen que no hable de ellos.

Podemos

La entrada de aire fresco, galerna del cantábrico más bien pareciera, saltaba a simple vista aunque solo fuera por una cuestión de colores y el vestir (y alguna rasta que otra) pero al igual que ocurría con C´s, no era una mera cuestión visual, se notaba, se sentía la ilusión y la responsabilidad de cada una de las personas que componen el grupo parlamentario de PODEMOS.

Las inevitables y bien naturales fotos que los diputados y diputadas se hacían unas a otros con el móvil, los ojos como platos observando cada detalle del que va a ser uno de sus lugares de trabajo los próximos cuatro años, la curiosidad con la que observaban los botones de votación de sus nuevos pupitres, y se prometían a sí mismos que no se equivocarían nunca al votar como les sucede a tantos diputados y diputadas…. Creo que uno hasta se hizo un croquis y un complejo diagrama de flujo para no equivocarse (Verde a favor, rojo en contra, ufff, pues sí que es difícil esto si….)

La atención con la que se seguía el proceder en la asamblea, y cosas mucho más evidentes, como observar a los esplendidos Miguel Ardanuy y Eduardo Fernández Rubiño en la mesa de edad, dirigiendo el proceder de sus ilustrísimas.

Por cierto que una de las anécdotas del día (que no contare aquí porque para eso se va a ver las cosas en directo) la protagonizó el propio Eduardo, diputado más joven de la asamblea, con el miembro de más edad de la misma, para alborozo de los presentes y constatación, una vez más, de que hay vientos nuevos en la asamblea de Madrid.

Me resultó especialmente emocionante como al terminar la sesión de constitución, nuestras (de todos y todas) representantes, se giraron casi en su totalidad hacia la parte de la grada que ocupaban las personas que habían trabajado en la campaña autonómica y les dedicaron un aplauso manos en alto, en reconocimiento de su trabajo. Un mínimo detalle si, pero no sin importancia. Detalle a quienes se invitó (unos pobres diablos sin peso político que no proporcionan portadas, ni dinero ni contactos ni poder) y detalle cómo se les homenajeó.

Detalle también, cómo cada integrante del grupo parlamentario de PODEMOS desfiló por el lugar que ocupaban los, inevitablemente acongojados, representantes del PSOE para darles el pésame por la muerte el día anterior de su compañero Pedro Zerolo.

Son solo detalles, pero hay detalles, que dicen mucho de quienes los tienen, y de quienes no los tienen… o los tienen a regañadientes…

Partido Popular

Esos fueron en la mañana del 9 de junio los miembros del Partido Popular. No es que no se acercaran a dar el pésame también a los miembros del Partido Socialista, que lo hicieron, sino cómo se les notaba lo a disgusto que lo hicieron en su gran mayoría, forzados por los nuevos que les habían puesto en la tesitura de ir ellos también.

“Anda con los… ahora a levantarnos y saludar a los… por que se ha muerto un…”

Y es extensible a todo lo que pasó esa mañana, la mayoría de las caras del PP eran mitad de indignación, y mitad de consternación, preguntándose aun como demonios se les han colado en SU cortijo esa panda de… Parece que sólo PODEMOS tenía clarísimo que PODEMOS iba a estar, y mucho, en las instituciones. Hasta el último segundo, los miembros del régimen del 78 confiaban en que el efecto gaseosa, y el mensaje del miedo, del pavor y del terror absoluto, pusieran las cosas en su sitio. Pero no.

Algunos de los diputados del PP llevan 20 años en la asamblea de Madrid, y no solo es que aquellos que llevan toda la vida viviendo a costa de la política y los Españoles, sientan aquello como suyo, es que si no es suyo suyo (que ya maniobrarán para que lo sea) al menos que sea de uno de los nuestros... si es de los nuestros nuestros (PP) pues perfecto, si es de Ciudadanos, casi mejor, que así no me compiten para la próxima y, a las malas, por lo menos que sea del PSOE…gente de orden con la que se puede llegar a acuerdos buenos para todos… nosotros.

Ver como 27 extraños, que no entienden (o no quieren entender) los códigos por los que se rige la política profesional -okupaban, si, así, con K- unos asientos que no tienen derecho a ocupar, era demasiado para ellos.

Ver en qué lugar les hace quedar a todos que los miembros de PODEMOS vayan a cobrar tres salarios mínimos, no diré que les molesta no. pues están por encima del bien y del mal y poco les importa la opinión pública, salvo año electoral, y SU año electoral ya termino el 24 de mayo, ellos ya tienen lo suyo, el resto, que se busquen la vida como ellos.

Molestarles no, pero sí que les dejaba como una comezón... A eso, le sumamos el renunciar a los coches oficiales, renunciar a todos los asesores a los que ningún otro partido renuncia y que en el trascurso de la sesión pudieron constatar cómo la Guardia Civil, en el reparto diario de ayuntamientos del PP en los que les toca entrar, había premiado a alguna de sus ilustrísimas con la pedrea, digamos que no les tenía de buen humor.

Y la penúltima gota que colmó el vaso, fue ver como los miembros de PODEMOS, prometían la constitución “para ponerla al servicio de la gente”. Eso ya fue demasiado para ellos “¡¡Habrase visto semejante desvergüenza!! ¡¡Para ponerla al servicio de la gente dicen!! ¡¡La constitución española!! ¿¿Pero estos qué se han creído?? Esto no lo toleramos chicos”.

Y abuchearon a los miembros de PODEMOS al hacer su promesa… Si si, así, “Buuuuuuuu, fueraaaa”

Abuchearon que los y las representantes electos de la ciudadanía madrileña, solemnemente investidas y en la sede de la soberanía popular de la Comunidad de Madrid prometiera que cumplirá y hará cumplir la Constitución... para ponerla al servicio de la gente… Con malas formas, y destilando (bien a las claras se veía) bilis y amargura contenida.

No solo abuchearon a sus ilustrísimas, sino que también se giraron hacía quienes tenían encima que habían aplaudido dicha promesa, con idénticos malos modos. Que no es por el hecho en sí, porque razón tenían al llamar la atención, pues el público no tiene permitido aplaudir, y cómo no, dejó de hacerlo. Pero lo que resalto no es que lo hicieran, sino sus caras cuando lo hacían. A fin de cuentas, desde arriba, no se les ve bien la cara, salvo cuando se girarón a llamar la atención. Y desde luego sus caras eran un mal poema de ripios infames. Supongo que eran demasiadas cascadas de agua cayendo ya en sus vasos, y que se desahogaron de esa manera. Aunque, como dije antes, no era la última gota que les colmó el vaso. Porque la última no fue el día 9, la última se produjo el día 10 (y el 11, y el 12…) a las 9:00 de la mañana. Cuando unos (aún más consternados que los miembros del PP) trabajadores de la asamblea de Madrid vieron como 27 personas acudían puntuales a su lugar de trabajo a las 9 en punto, y así todos los días, para poner la Constitución y las instituciones al servicio de la gente, que para algo lo han prometido.

Verás cuando el resto de ilustrísimas vayan a la asamblea dentro de un par de semanas y se enteren….

Añadir nuevo comentario