¡Es la democracia estúpido!

Miércoles 29 de Junio de 2016
Comparte y dispara Facebook Twitter
Podemos 26J
“Parafraseando” a Clinton al hablar de la economía, clave para entender sus gobiernos y campañas.

Los números mandan

Podemos se enfrenta por enésima vez a la necesidad de reinventarse. O de redescubrirse y reconocerse. Y ello pasa inexorablemente por el análisis lúcido y objetivo de los resultados electorales del 26J.

El análisis se está revelando fascinante y muestra patrones muy claros e imposibles de negar. Las explicaciones son multifactoriales en lo numérico, en lo político y lo estratégico, pero del análisis de patrones numéricos se derivan algunas conclusiones evidentes que resumo:

  • El PSOE ha llegado a su techo absoluto en lo tocante a exprimir sus redes clientelares en Extremadura, Castilla la Mancha y Andalucía.
  • El comportamiento de Unid♥s Podemos en las zonas rurales mejora respecto a las urbanas. Sin duda, el efecto de la confluencia con IU es muy importante en ello.
  • No se aprecia tensión periférica, ya que ni siquiera hemos sido castigados en función de nuestra posición respecto a la plurinacionalidad.
  • Unid♥s Podemos ha sufrido un retroceso terrible, mucho mayor de lo que nadie podría esperar, allí donde las divisiones internas han sido más públicas y notorias. Y este es el patrón que se ha impuesto claramente sobre cualquier otro, ya que puede cuantificarse aproximadamente en la pérdida de un 4,5%-5% de votos en esas comunidades. Espectacular.
  • El factor clave para obtener buenos resultados en estas elecciones ha sido la movilización de la propia base electoral de cada partido, contar con un tejido social organizado y no desagregado por divisiones.
  • La confluencia con IU no ha dañado en absoluto por girar hacia la izquierda. Y no ha hecho perder apenas votantes previos. Porque los que se han perdido no se han movido en el eje Izquierda-Derecha, sino en el Nuevo-Viejo. El voto de IU no se ha sumado, pero Podemos no ha perdido. En lo tocante a este punto, los números, dan unos patrones imposibles de soslayar.

Tanto por el desigual -pero no casual- aterrizaje en cada territorio de la percepción sobre la confluencia, como el ya estar previamente situados en una posición ideológica más a la “izquierda” que IU en muchos casos- por increíble que les pueda parecer a muchos- y otros datos dejan bien claro que la confluencia con IU no ha sido un factor de peso para no obtener los resultados deseados.

Hay que considerar que en aquellos lugares donde la confluencia ya se había realizado con anterioridad y ya estaba más afinada, el descenso porcentual de las candidaturas respecto a sus propios resultados en sus comunidades autónomas, ha sido mucho menor que en el resto de España (-0.20% y -2.83% frente a una media nacional superior al 3%), y que han estas comunidades autónomas han sido la 3ª y 6ª que mejor comportamiento electoral han tenido viendo el resto de datos.(Cataluña y Galicia respectivamente)

¿Donde están los votos entonces?

La enorme mayoría de ese millón de votos “desaparecidos” responde al perfil de votantes previos de la propia IU a los que no se ha logrado convencer de que apoyaran ahora a Unidos Podemos. Ha sido todo demasiado rápido y traumático para los votantes de IU. Excepto donde ya se había iniciado ese camino.

Confluir con IU no nos ha hecho perder votos previos por ser más “de izquierdas”, eso estaba ya amortizado. Confluir con IU lo que nos ha hecho ha sido –a ojos de los votantes- más “viejos”

Sin duda esta percepción de la opinión pública acerca de IU puede ser profundamente injusta para muchos integrantes de la misma. Pero, como dice Serrat, nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio.

Y esta percepción se ha visto agravada por cierto desgaste notorio ante la opinión pública desde que iniciamos nuestro camino hace dos años y pico. Desgaste que se ha acrecentado por los ataques descarnados de la prensa, por las declaraciones y acciones de cargos de Podemos, así como porque los procesos electorales han postergado discursivamente el que fue uno de nuestros ejes capitales.

Muchos de los votantes de IU no han votado a la confluencia pues han sentido una clara desafección al no haber sido coparticipes de ella ni de sus decisiones, tanto las referidas a cuestiones programáticas como las relativas a la composición de las listas electorales.

Otros no habrán votado por cuestiones ideológicas e identitarias, o bien porque nuestra mano tendida al PSOE les resulta intragable. Bien está, el voto le pertenece a cada cual y no tiene por qué dar explicaciones de él, por más que uno pueda no compartir su decisión. Pero esa píldora, se hace más difícil de tragar si ni siquiera has podido participar o votar esas decisiones.

¿Entonces bien o mal?

Pues bien, desde luego. La confluencia es necesaria, justa e imprescindible. Con sus riesgos, sí, pero si algo tiene Podemos es valentía. Se ha iniciado un camino que, por supuesto, no es fácil. Y ya se ha superado el primer momento que era el más delicado.

Y lo que nos dicen los números es que en estas elecciones se ha mantenido el espléndido resultado electoral del 2015. Y ello a pesar de asumir esos riesgos y de vivir en una sociedad que proviene de 40+30 años de demonización de la izquierda. Amén de la desmovilización muy notoria que se ha dado entre los votantes de UP y la movilización que en contra han activado el resto de partidos.

Repetir el estupendo resultado de diciembre se ha realizado sin apenas pérdidas, lo que habla bien a las claras de lo extraordinario de este resultado y de que ha habido enormes aciertos en el proceso.

Aunque reevaluarse es siempre conveniente, también es necesario decir que Podemos está consolidado. La marca, los liderazgos, las estrategias comunicativas, etc gozan de muy buena salud. Y por ello, hay que felicitar a todos los que han sido partícipes leales en esta campaña, desde el primer militante de un círculo hasta el Secretario General.

Nos hemos encontrado con unas elecciones en las que el discurso del miedo, la desmovilización de algunas, la sobremovilización de otros, el tachar a Podemos de estalinistas, Venezuela, Grecia, el Brexit y la coalición con IU configuraban una “tormenta perfecta” que bien podía haber hecho retroceder muchísimo los apoyos al partido morado. Y a pesar de todo ello, Podemos no ha retrocedido.

En definitiva, la confluencia con IU no ha sido poco atractiva para los votantes previos de Podemos. Aunque sí ha sido poco atractiva para los votantes previos de IU. Y ante esta situación ¿qué hacemos para recuperar los pocos votos perdidos previos y atraer a los suyos?

Es la democracia estúpido

Me permito parafrasear a Clinton son su famoso “!Es la economía estúpido!”. En nuestro caso, el factor clave -y el que lo ha sido en estas elecciones- ha sido cuanto tiene que ver con el eje discursivo de la democracia.

Si Podemos “envejece” por confluir con IU, rejuvenezcamos a IU y rejuvenezcámonos nosotras. Y eso solo se consigue con trasparencia, con regeneración y con democracia, democracia y más democracia.

Releamos lo que escribí allá por marzo: “Debemos asumir que nada de lo que construimos tanto a nivel organizativo como a nivel discursivo va a perdurar en exceso. Hemos de reinventarnos discursivamente una vez más ante el agotamiento de algunos significantes y lo poco interesante de retomar algunos viejos, y hemos de reinventarnos organizativamente — a los resultados electorales me remito— tras el languidecimiento del modelo que tan bien nos ha servido”.

Por más que hayan cambiado los responsables, no ha dado tiempo a cambiar este modelo en estos frenéticos tres meses. Las negociaciones para formar gobierno y la campaña electoral han obligado a mantener un modelo que en gran medida está ya agotado.

Los números del domingo refuerzan esta idea. Porque otro patrón claro es que allí donde más tejido se tiene y se dispone de mejor tradición de organización social y política, la abstención se ha controlado mucho más y el resultado no solo ha sido inferior, sino que ha sido incluso superior a la suma de IU y Podemos del 2015.

“Ambas líneas conducen al mismo lugar: reocupar la democracia como significante de cabecera”

Por aquel entonces, era el reinventarnos discursivamente y organizativamente a través de la democracia. A estas necesidades, ya imprescindibles por aquel entonces, se les suman ahora otras que nos llevan al mismo lugar.

Es imperiosa la necesidad de rejuvenecernos y de rejuvenecer a IU. Y ello debe hacerse a través de procesos democráticos, primarias lo más abiertas posibles, sistemas de organización desjerarquizados, sistemas de elección proporcionales y proporcionados, contrapesos internos ante la acumulación de “poder” etc, etc. Todo ello ayudará a rejuvenecernos y reocupar de pleno ese significante que tanto aglutina en torno a él. Y ayudará también a re-seducir a aquellxs que en estas elecciones no nos han votado por este motivo.

También es imprescindible la necesidad de hacer coparticipes a los votantes tradicionales de IU de los procesos, la toma de decisiones y la posibilidad de acceder a listas sometiéndose a procesos lo más abiertos posibles. Quienes votaron a IU en 2015 y no nos han votado ahora deben sentir y saber que las decisiones se toman democráticamente y nunca en despachos.

Y también es absoluta la necesidad de arrojar luz democrática curadora a algunas heridas abiertas en Podemos en estos dos años. Los problemas internos han desangrado electoralmente aquellos territorios donde se han producido y escenificado en público. La división provoca pérdida de votos por la obvia vertiente comunicativa y por la desagregación en el tejido del partido.

Conclusión...

Hay factores claves para explicar este resultado y que han influido tremendamente en él y que, aparte de mostrarse claramente en lo numérico, se retroalimentan multiplicando el efecto.

  • En primer lugar, la exposición pública de desavenencias o luchas de poder ha tenido un efecto tremendo allí donde se han dado. Y es una circunstancia que, por descontado, nos sitúa de pleno en el eje de lo viejo. “Unos más tirándose los trastos a la cabeza”
  • En segundo lugar, la falta de tejido que hubiera ayudado a paliar la abstención. Esto se ha agravado allí donde habían existido problemas internos pues el tejido, que ya de usual nos falta por la corta vida de Podemos y por la anterior cultura organizativa, además se ha segmentado y desagregado por esas divisiones.
  • La confluencia con IU nos ha hecho envejecer, principalmente porque esa percepción ya había calado por indicadores previos endógenos, se ha visto dramáticamente multiplicada especialmente donde ha habido exposición pública de las desavenencias.
  • Los votantes de IU no se han sentido coparticipes de un proyecto que ya de por sí presenta para ellos algunas contradicciones difíciles de superar. Pues no por nada, son votantes de IU.

En definitiva, y en conclusión, la recuperación de la democracia como eje fundamental de acción y discursivo de nuestro partido es capital para continuar creando una mayoría social que nos devuelva nuestro país. Máxime, cuando en absoluto es incompatible con el resto de análisis y acciones. Por si acaso el mero hecho de ser los más democráticos posible no le fuera a alguien suficiente, lo es por cuestiones estratégicas, tácticas y electorales.

La democracia y la igualdad han de ser siempre nuestros dos significantes de cabecera, salvo que –cual leyes de la robótica- entren en contradicción con el tercero, que es reevaluarse constantemente. Pero ya me extrañaría que eso pasase. Y si pasara con alguno de estos dos, apaga y vámonos.

Comentarios

Viéndolo desdé mi entorno, donde yo vivo, la campaña del miedo, x parte de los otros partidos , fue brutal y di le añadimos el brexit, que si afectó no mucho , pero si ayudó con al miedo

Sin duda, no contribuyó a dibujar un escenario de estabilidad no.

Añadir nuevo comentario