Comprender Podemos

Jueves 19 de Febrero de 2015
Comparte y dispara Facebook Twitter
Proyecto Económico Podemos

Algunos alegan que es como “el parto de los montes” por lo que se ha tardado en hacer público un anteproyecto. Podemos hace bien en pulirlo bien; se tarde lo que se tarde. Ello, entre otras causas, porque la presión mediática les está obligando a prestar gravemente el flanco; ello habida cuenta de que en una campaña electoral se beneficia más el que retrasa la publicidad de sus programas que el que dispara primero… es decir, en otras palabras, todos los partidos rivales de “Podemos” disponen de mucho tiempo para despellejar a ese partido y a su programa.
En fin, lo hecho hecho está. Y en todo caso, hay que reconocer que el principal argumento contra “Podemos” (amén del supuesto origen de “extrema izquierda” de alguno de sus dirigentes) era el de la “incompetencia” de sus dirigentes y de la “demagogia” de sus propuestas. Ahora tenemos un primer documento de más de 36 páginas, un preprograma económico. Aún falta pulirlo y la cuantificación de las medidas propuestas pero están en ello, no creo que nos defraude.

Pasemos a analizar ese preprograma económico. En éste texto se pueden apreciar errores… “apreciables”. Como por ejemplo 3: el 1º pontificar sobre la “cuestión saharaui”, (cuando no existe el “pueblo saharaui” y lo puedo afirmar al haber nacido y vivido 17 años en Marruecos, recorriéndomelo a lo largo y a lo ancho…); o exigir a Israel, nada más y nada menos que la devolución de “todos los territorios ocupados”; o apostar a fondo por la energías alternativas y en contra de lo nuclear ( cuando el derrumbamiento del precio del petróleo y del gas implica el de cualquier alternativa a las energías fósiles o que no sea la nuclear…). Pero peor aún es la parte referida a la inmigración en la que se proponen auténticas aberraciones en materia de defensa de la soberanía del pueblo español y de sus clases trabajadoras. Felizmente, tanto en el caso de lo nuclear como en el de la inmigración caben saludables y esclarecedores referenda que esperemos se irán convocando…

En contraposición, la parte económica y social del programa es valiente, pero a la vez coherente, sensata y fácil de comprender. Se puede empezar por lo que podríamos llamar ayudas para los olvidados y “puesta firmes” de los poderosos: así la prioridad dada a las Pymes para la obtención de contratos públicos, la mejora del salario mínimo y de las pensiones, la tasa sobre los beneficios bancarios, el carácter patrimonial de las empresas públicas (lo cual implica que no se puedan privatizar sin más), mayor control y presión fiscal sobre las multinacionales, endurecimiento del delito fiscal, relanzamiento de la demanda vía una renta mínima de reinserción, menor IVA para los productos básicos y mayor para los productos de lujo, mayor presión fiscal sobre las grandes fortunas y establecimiento del impuesto sobre el patrimonio y las sucesiones; etc.

En sanidad: devolución al sector publico de todos los centros y hospitales privatizados con prohibición del copago, etc. Pero especial atención requiere el enfoque que le dan a la actual crisis de la vivienda: moratoria de la deuda hipotecaria sobre primera vivienda, con la paralización de los desahucios, reestructuración de la deuda así como su condonación “para situaciones de emergencia habitacional” (casi la Schmika judía que declara canceladas las deudas cada siete años…); etc. Osea todo un plan de acción “socialdemócrata” de cuando los socialdemócratas lo eran de verdad y valientemente.
Pero permítanme pasar ademas a las cuestiones mas profundas de la política económica. Así, la ciudadanía (pero también los “analistas”, “todologos”, etc) deberán fijarse atentamente en las siguientes propuestas: prohibición de despidos en empresas con beneficios, reestructuración de la deuda y derogación del artículo 135 de la constitución, financiación del Estado vía la deuda publica en el mercado primario y sin limitaciones y control publico sobre los sectores estratégicos aderezado (en los puntos 5-2 y 6-3 del texto) con medidas claramente y sistemáticamente proteccionistas (aunque no se utilice el termino…) ello porque una política Keynesiana sin proteccionismo es ilusoria…

Finalmente, un esbozo de enumeración de medidas destinadas a financiar todo esto. Ahí tenemos claro está el aumento de la presión fiscal sobre las grandes fortunas y las multinacionales, y el patrimonio; la reestructuración de la deuda (una vez reestructurada, hasta un crecimiento del 2% anual y cinco o seis puntos de inflación para empezar a disminuirla…), lucha contra el fraude fiscal, el establecimiento de un tope salarial máximo, etc. Eso si: se echa de menos la propuesta de J. Généreux y de J. Sapir de recurrir (mediante un mero asiento contable) a que el estado pida dinero prestado al Tesoro público… al 0% de interés; o transformar la deuda en deuda perpetua (como en varios países europeos entre ellos Francia y Gran Bretaña); además, recurrir al sistema de cupos subastables en materia de importaciones; o un impuesto inmobiliario en una sola vez, sobre las viviendas secundarias; etc.

En fin, que por ahora, esto es lo que hay; pero suena bien, incluso muy bien.

Añadir nuevo comentario