Dover: lecciones para el antifascismo

Domingo 28 de Febrero de 2016
Comparte y dispara Facebook Twitter
Refugees

Desde hace ya tiempo, Europa está asistiendo al auge de la extrema derecha, facilitado por las políticas de empobrecimiento impulsadas desde los diferentes gobiernos, la incapacidad de gestionar los flujos migratorios derivados de conflictos y crisis regionales, y en general por una actitud de apoyo oficioso o 'laissez faire' por parte de las élites políticas. En particular, las migraciones de personas refugiadas que llegan al suelo europeo son uno de los elementos más calientes sobre los cuales las fuerzas xenófobas y neo-nazis intentan reconstruir su proyecto político. En este sentido, la frontera entre Francia y Reino Unido se convierte en un escenario de exclusión, violencia y racismo. Concretamente, Dover (GB) sufre desde hace meses manifestaciones periódicas organizadas por grupos fascistas y neo-nazis. Ante esta situación, a la que el gobierno central no se enfrenta, se han movilizado diferentes colectivos antifascistas, que han intentado acabar con esta gran ola de racismo y xenofobia. El pasado 30 de enero, en Dover varios grupos de neo-nazis se movilizaron en contra de los refugiados y se llegó al enfrentamiento físico, favorecido también por el "colaboracionismo" de las fuerzas del orden. El siguiente artículo de Novara Media, traducido y editado para Dispara Mag, se describen los eventos de ese día y los pone en conexión con la política de David Cameron, cada vez más cerca de la extrema derecha con la criminalización de las personas migrantes y refugiadas.

Antes de que se desarrollaran la manifestación y contramanifestación programadas en Dover para el día 30 de enero, grupos de fascistas y antifascistas se cruzaron en una estación de servicio de la M20 donde fueron retenidos por la policía.

El espíritu de David Cameron estuvo presente

De camino a las manifestaciones de Dover del 30 de enero, en una pequeña estación de servicio en Kent, un autobús de neo-nazis atacó a una gran coalición de gente de todo el país convocada por la Anti-Fascist Network (AFN). Ocurría tres días después de eventos como el aniversario del Holocausto y el comentario de Cameron refiriéndose a los refugiados como “panda de inmigrantes”. El incidente aporta lecciones importantes para todas las personas en lucha contra el fascismo.

Es difícil describir la rapidez con la que un descanso en una estación de servicio acaba convirtiéndose en una pelea campal. Llevábamos menos de diez minutos en la estación, los pitis se estaban acabando y la cola del baño se estaba acortando, cuando un autobús aparcó al lado. Un silbido de aviso por parte de los activistas antifascistas, fascisti, fascisti, y abucheos, y entonces del grupo de los recién llegados uno de los tipos más grandes entró a atacar. Durante unos veinte minutos se desarrolló una batalla campal, con bajas en los dos lados, pero principalmente en el bando neo-nazi.

Dover 1

El término neo-nazi normalmente se usa como un adjetivo peyorativo hacia un amplio grupo de actitudes racistas, pero aquí quiero usarlo precisamente como epíteto: el autobús llevaba a un grupo llamado Chelsea Headhunters, ultras de fútbol que forman la mayor parte de otro grupo llamado Combat 18. Para no versados, Combat 18 se denomina así porque las iniciales de Adolf Hitler –A y H – son la primera y octava letras del alfabeto, y tiene una larga trayectoria de violencia contra personas de color y otras minorías.

Dover 2

Los miembros de Combat 18 son claramente adeptos a los antiguos regímenes fascistas: aquel sábado vimos una plétora de saludos nazis, y muchas Totenkopfs –la insignia del grupo, que puede verse en el tío de la foto superior. El lema de Combat 18 es Oderint dum metuant, que significa “dejadles odiar siempre que nos teman”. La policía confirmó después que habían encontrado navajas, nunchakus, puños americanos y otras armas improvisadas en el autobús de Combat 18. En definitiva: eran hombres armados con intención de hacer daño.

Teniendo un Primer Ministro que definitivamente apuesta por una política anti-migratoria, que grita lobo sobre una supuesta amenaza 'al pueblo británico y a sus contribuyentes que tanto trabajan' y que coquetea con el racismo reaccionario por motivos electorales, se crea una atmósfera o sentido común que lleva a la gente a ocupar las calles con aires de racismo, misoginia y homofobia, de un modo absolutamente agresivo y peligroso. Cameron no es un factor causal, sino que su oratoria funciona como catalizador.

Los fascistas fueron totalmente aplastados

Sin lugar a dudas este grupo de neo-nazis, a pesar de ser uno de los grupos más fuertes de los que acudían a Dover ese día y a pesar de llevar armas y sus intenciones violentas, recibió un duro golpe por parte de los activistas antifascistas.

Esta fue una victoria en la lucha contra el fascismo ya que, en el no-lugar que supone una estación de servicio en una autopista recóndita, un ambiente que recuerda a Los Hijos de los Hombres, aquellos que viajaban en esos cinco autobuses desde Londres vieron cómo existen personas en el Reino Unido dedicadas a la violencia discriminatoria hacia refugiados, migrantes y aquellos que los apoyan.

Estrategia

Hay una crítica importante que debe hacerse, y la he ocultado a estas alturas del artículo para que aquellos lectores de Twitter que no se planteen la idea de no fronteras se haya aburrido a estas alturas. La crítica es esta: según la propia Anti-Fascist Network, la pausa que íbamos a hacer en esta estación de servicio no iba a ser superior a 15 minutos. Sin embargo, la policía, usando la Sección 1 de PACE 1, nos retuvo durante seis horas.

Mi hipótesis es que sí anticiparon que podía pasar era uno o dos coches de un grupo particular, pero no todo un autobús. Pero esto resulta sin embargo ingenuo, especialmente cuando Maidstone es la única estación de servicio que hay en el trayecto de 90 minutos entre Londres y Dover. Lo que nos encontramos fue unos 40 o 50 neo-nazis armados; no sólo era peligroso puesto que estábamos repartidos por la estación, sino que menos gente llegó a Dover para manifestarse contra el racismo.

Lo que esto significa para Europa

Los eventos del pasado 30 de enero se desarrollaron en la semana en que Grecia fue amenazada con ser expulsada de la zona de libre circulación bajo el acuerdo Schengen y el parlamento danés aprobó la propuesta de ley con la que poder incautar los bienes económicos de los solicitantes de asilo.

Para aquellas personas comprometidas con un mundo sin fronteras, los eventos de aquel sábado en el sureste de Inglaterra serán alentadores, porque en ocasiones es difícil no desesperar ante este tipo de eventos. Como bien dijo Bridget, de la Red de Antirracismo de Kent (Anti-Racism Network, KARN):

Vivo en Folkestone, donde en un sólo mes, en 1914, la ciudad acogió a 64.000 refugiados de Bélgica que fueron desplazados por la guerra. Esto fue cuando la población de la ciudad sólo llegaba a las 20.000. Lo hicimos entonces porque era lo que había que hacer, y es lo que hay que hacer ahora también. Europa necesita recordar su historia – nuestro compás moral esta perdido ahora mismo.

Después de Dover

El problema de Dover no desaparecerá, porque Dover representa un lugar muy importante en el imaginario neo-nazi: están defendiendo las costas, etc. Un vistazo a sus páginas de Facebook enseña cuán perspicaz es el análisis de Sara Ahmed: la raza se reproduce a través de una crisis reproductiva. Grupos como South-East Alliance o el National Front 2 entre otros, se constituyen a si mismos como lo que están siendo atacados. Usan canciones en sus videos promocionales como United We Stand, Divided We Fall de Two Step from Hell. Denominan sus manifestaciones como 'manifestaciones por la unidad'. Ideas abstractas como nación o 'nuestro modo de vida' están siempre en crisis, de ahí la necesidad de manifestarse cada pocos meses. Esto no se aleja mucho de la opinión de Cameron de que Jeremy Corbyn no protegerá a los 'trabajadores británicos'.

La ya larga historia de la lucha de los europeos contra el fascismo deberá continuar porque el antagonismo horizontal de clases seguirá desarrollando situaciones como la vivida en esta estación de servicio. Como Bridget de KARN dice: “no van a irse, y nosotros tampoco”.

Más información:

Artículo original - Artículo relacionado


1 “Police and Criminal Evidence Act” (1984) otorga poderes a las fuerzas policiales para detener y registrar a cualquier persona, teóricamente, para la búsqueda de objetos robados o prohibidos. Según la prensa, un total de seis personas fueron arrestadas en relación con el incidente en la estación de servicio; una de ellas por posesión de armas. No se descartan futuros arrestos.

2 El grupo South-East Alliance surge tras la salida de Tommy Robinson de la famosa EDL (English Defence League) y su disolución de facto a finales del 2013. Es un colectivo regional que pone mucho énfasis en la acción directa, en ocasiones, violenta. National Front es un partido político de extrema derecha y con simpatías nazis, formado en los años 60. Ambas organizaciones galvanizan su apoyo en torno a un discurso xenófobo y racista, especialmente contra las comunidades musulmanas.