World Pride 2017. Orgullo es protesta.

Jueves 29 de Junio de 2017
Comparte y dispara Facebook Twitter
stonewall
Stonewall Inn

Este año en el que Madrid se convierte en la capital del Orgullo Mundial nos encontramos que sumamos una agresión más en la ciudad por parte de un grupo de neonazis el pasado fin de semana. También esta semana nos encontramos con que el desfile del orgullo en Estambul fue reprimido duramente por la policía de Erdogan, acabando con varias activistas detenidas.

Y es que el movimiento LGTBI tiene un amplio desafío y es la de luchar en diferentes frentes, luchar contra todas las discriminaciones. Las cuestiones de género, sexo y origen se entrecruzan constantemente y esto nos lo recuerda la actual situación del movimiento en Europa, bastante desigual en cuanto a nivel de derechos y protección en cuanto a discriminación. Así vemos como en la Europa del Este han cambiado sus constituciones para blindar su definición tradicional de matrimonio, como por ejemplo Hungría, que en 2011 en su nueva Constitución restringe el matrimonio a parejas heterosexuales, o en Croacia que la ciudadanía votó para cambiar la definición de matrimonio y que aplicará solo a una unión de un hombre y una mujer. En 2015 la población eslovaca rechazo legislar sobre el matrimonio igualitario en un referéndum, finalmente fue invalidado debido a la baja participación.

La capital búlgara,Sofía, se manifiesta en los actos del Orgullo con una manifestación anti-gay de manera paralela todos los años. O también hemos podido contemplar que varias oficinas de activistas polacos han sido atacadas el pasado año.

Los discursos lgtbifobos en foros públicos han sido también parte de los discursos de este año,como la visita del presidente de Hazte Oír al Parlamento Europeo o su ruta por la geografía española con su autobús transfobico.

Y es que hay que tener claro que la UE tiene una clara responsabilidad de promover la igualdad, el respeto y la tolerancia para todas y todos, incluidas las personas LGBTI, pero que nos encontramos con que son los sujetos privilegiados quienes siguen teniendo más derechos que el resto.Así se ve también en las cuestiones de asilo y refugio que nos han dejado ver las deficiencias del sistema europeo, donde cada día muchas refugiadas y refugiados perseguidos por cuestiones de orientación sexual e identidad de género se enfrentan a acosos y discriminación en los centros de acogida e incluso a situaciones rocambolescas por la falta de formación tanto de los oficiales de asilo como de intérpretes, según ha informado recientemente Human Rights Watch. Al igual que a la falta de seguridad en determinados Estados miembros por la no homogeneidad de legislación que se vive en el entorno europeo. Por lo que se enfrentan a una doble persecución, la de sus países de origen y la de los países de acogida, siendo a la vez en estos sospechosos de abusar de las pocas prestaciones y derechos que se les ofrecen.

Aunque el 28 de junio sea un día para manifestarse también por los éxitos conseguidos no hay que dejar de reivindicar por lo que queremos alcanzar y que la reivindicación del derecho a la autodeterminación de género y a la no discriminación por orientación sexual están interrelacionados con la sanidad y el empleo en igualdad de condiciones y que son parte fundamental de los derechos de la ciudadanía.

Por eso y aprovechando que este año el World Pride es en nuestro país, uno de los más avanzados en cuanto a derechos LGTBI del mundo, hay que recordar de dónde venimos, porque el orgullo es sobre todo protesta, protesta porque siempre hemos sido perseguidas, protesta porque nuestros derechos no están garantizados, protesta porque nuestros derechos son a veces son instrumentalizados por determinados grupos políticos. Y siempre, siempre, siempre, con mucho Orgullo.

Añadir nuevo comentario