Luxembourg now. 1

Jueves 10 de Marzo de 2016
Comparte y dispara Facebook Twitter
Luxembourg Now

This Luxembourg morning, this Luxembourg autumn,
As I walk back and forth upon my youth,
No strollers, no fountains, no boats in the water.

Léopold Sédar Senghor

Luxemburgo: una ciudad para la que ninguna editorial ha publicado una guía entera, un lugar pasado de soslayo por la percepción turística del mundo actual. Sin embargo, alzando la curiosidad, nos preguntamos: ¿cómo es la vida en la capital de este pequeño país centroeuropeo hoy en día?

Para un visitante ocasional es difícil decirlo. Luxemburgo no se entiende al visitar la ciudad como turista: queda como una amalgama voluble difícil de comprender social e históricamente.

Aprehender Luxemburgo requiere entender el pasado reciente de la ciudad por ósmosis, vivir un tiempo entre las estelas de vida que han dejado sus habitantes, sus trabajadores. La urbe comienza a hablarte cuando caminas entre sus distintas franjas horarias: los pasos rápidos del tumulto llegando a la ciudad de madrugada, el mediodía con su quietud, hora del trabajo, la tarde de las concentraciones de manos deslizantes en los supermercados, el susurro del fin del día, la gente volviendo a casa. Luxemburgo son los tonos del acero, los negros del carbón y los blancos-nube flotando en las superficies reflectantes de muchos edificios, en los pavimentos y los cielos.

La historia reciente de Luxemburgo está revestida del acero que potenció su desarrollo durante la mayor parte del siglo XX.

Aunque este país es hoy en día una de las grandes fuerzas económicas europeas en el sector financiero, su primer impulso surgió con el descubrimiento de abundantes menas de hierro en el sur del país (Rumelange, Dommeldange) a finales del siglo XIX. La minería y el procesamiento del acero fueron desarrollándose durante las décadas previas a la Primera Guerra Mundial con la construcción de plantas siderúrgicas distribuidas por el país; las más importantes, en Burbach, Eich y Dudelange.

En 1911, estas tres siderúrgicas se unieron y formaron el grupo ARBED (Aciéries Réunies de Burbach-Eich-Dudelange), el grupo industrial más poderoso de Luxemburgo hasta su fusión en 2002 con otras siderúrgicas europeas.

En las primeras décadas del siglo XX dejó de emplearse únicamente hierro de las minas propias del país: sus menas eran escasas para mantener el ritmo endiablado de la producción. Se importaba hierro de los países colindantes.

Luxemburgo se consolidó económicamente a través del acero.

En este despliegue de industrialización, la economía de Luxemburgo y las condiciones laborales de sus trabajadores fueron mejorando, especialmente tras las reformas en la legislación laboral que permitieron la aparición de sindicatos, la regulación de horarios laborales y la adaptación de los sueldos al coste medio de la vida en el país.

Incluso a pesar de las guerras mundiales, la industria del acero en Luxemburgo siguió sosteniendo el grueso de la economía del país hasta bien entrado el siglo XX.

En 1951 Luxemburgo entró a formar parte, junto con Alemania Occidental, Bélgica, Francia, Italia y Países Bajos, de la CECA (Comunidad Europea del Carbón y del Acero), entidad reguladora de los sectores del acero y el carbón a nivel supranacional. Este órgano fue la base de la posterior Comunidad Europea y supuso para Luxemburgo un gran avance en derechos sociales y laborales.

La economía de Luxemburgo evolucionó así entrelazada al mundo del acero hasta la década de 1970, cuando el sector financiero comenzó a establecerse como el pilar económico más fuerte.

Hoy, a pesar del avance del sector de la Tecnología de la Información el sector financiero sigue marcando la orografía humana de Luxemburgo. Los modos de vida están moldeados en torno a este ámbito laboral y el de las instituciones de la Unión Europea. En las avenidas perviven los edificios grandiosos de la época del ARBED, pero ahora las calles están repletas de trabajadores caracterizados por su indumentaria: traje y corbata, zapatos sobrios, carteras y maletas.

Tan definitorio como esto es la forma actual del barrio de Kirchberg, una planicie donde, desde 1960, se asentaron las primeras sedes de las instituciones de la Unión Europea.

La actividad en este barrio y la de los alrededores de la plaza de Hamilius o la Avenue Monterey, en el centro de la ciudad, define la vida actual de Luxemburgo. El carácter internacional y, al mismo tiempo, el más local de la ciudad quedan enmarcados en el día a día de estas zonas.

No obstante, no son las zonas ni las actividades económicas las que permiten encontrar y entender el núcleo vital de una ciudad: el reflejo narrativo de la vida de una ciudad es el día a día de sus trabajadores.

La aparición visual de Luxemburgo capital en el imaginario popular actual se reduce a una idea abstracta, formada por la referencia a las funciones financieras e institucionales de la ciudad en los medios de comunicación. En esta idea abstracta de Luxemburgo la aparición humana es escasa: son los altos cargos de las instituciones de la UE o de las empresas financieras los que se presentan en imágenes de la ciudad difundidas internacionalmente. El resto de trabajadores, aquellos que humanizan en el sentido más cotidiano el desarrollo de las funciones de los entramados financiero e institucional, quedan excluidos.

Es necesario revelar el día a día de esos trabajadores, muchos de ellos residentes en los países próximos (trabajadores transfronterizos) para establecer un vínculo visual que revele la realidad de la ciudad en el siglo XXI.

Este fotorreportaje es una muestra visual de la vida diaria de algunos de ellos, desde la mañana hasta el fin de la jornada laboral. Los gestos y posturas muestran el modo de vida en el que están sumergidos: en la muestra está la crítica.

7:42 AM. Luxemburgo. Comienza el día en la Gare Centrale

7:42 AM. Luxemburgo. Comienza el día en la Gare Centrale

Los túneles de la estación se llenan de trabajadores caminando rápido para coger el autobús de enlace al barrio de Kirchberg

Los túneles de la estación se llenan de trabajadores caminando rápido para coger el autobús de enlace al barrio de Kirchberg

No hay demasiada gente tomando café sin prisa en las cafeterías de la estación: en Luxemburgo se impone el coffee to go para apurar el tiempo.

No hay demasiada gente tomando café sin prisa en las cafeterías de la estación: en Luxemburgo se impone el coffee to go para apurar el tiempo.

En la ciudad prima el discurso de la productividad. Los carteles motivacionales a partir de citas de autoridades conocidas o eslóganes famosos revisten desde cartelería publicitaria a rótulos en el transporte público, induciendo a la perpetuación del mode

En la ciudad prima el discurso de la productividad. Los carteles motivacionales a partir de citas de autoridades conocidas o eslóganes famosos revisten desde cartelería publicitaria a rótulos en el transporte público, induciendo a la perpetuación del modelo del trabajador competitivo y constantemente atado a sus horas laborales.

Por la mañana, los autobuses se llenan de personas con traje, gran parte de ellas trabajadores del sector financiero o las instituciones de la Unión Europea.

Por la mañana, los autobuses se llenan de personas con traje, gran parte de ellas trabajadores del sector financiero o las instituciones de la Unión Europea.

Appelle-moi quand tu te réveilles,  Je suis déjà dehors...  J'ai bien suivi ton conseil :  Me suis levé à l'aurore.

Appelle-moi quand tu te réveilles,
Je suis déjà dehors...
J'ai bien suivi ton conseil :
Me suis levé à l'aurore.
-Renan Luce-

Lux7

El sector bancario y las finanzas componen una quinta parte de la economía de Luxemburgo, y un despliegue laboral proporcional. Este número se ha incrementado desde 2015, con el consiguiente aumento en número de empleados en el sector.

Lux8

Standing, I hear the sun rise,
Not the birds of morning nor the cock crowing.
The cars coughing the footsteps of early workers.
-Lemn Sissay-

Lux9

La falta de mujeres en estas fotos no es debida a una omisión forzada, es una muestra de realidad: hay un número mucho menor de mujeres con empleo en Luxemburgo, especialmente en los sectores financieros. A pesar de la reducción en la diferencia de empleo según género en los últimos años, ésta sigue siendo alta.

Lux10

En el barrio de Kirchberg es donde se concentran la mayoría de edificios de banca y finanzas de Luxemburgo, además de museos, el edificio de la ópera y centros comerciales. Ninguno de estos edificios existía antes de 1960, cuando la planicie de Kirchberg era aún zona de trabajo de muchos labradores.

Lux11

Up every mornin' just to keep a job
I gotta fight my way through the hustling mob
Sounds of the city poundin' in my brain
While another day goes down the drain.
-The Vogues-

Lux12

Es habitual ver gente corriendo para coger el autobús a la hora de la comida: no sobra el tiempo.

Lux 13

There's iron, they say, in all our blood,
And a grain or two perhaps is good;
But his, he makes me harshly feel,
Has got a little too much of steel.

Lux14

En Luxemburgo, especialmente en Kirchberg y la zona de Hamilius, abundan los locales que, sin llegar a ser de comida rápida, permiten adaptarse al horario de comida establecido por los sectores con mayor fuerza del mercado laboral de la ciudad.

Lux15

En la zona de la Gare Centrale se respira un ambiente más calmado alrededor del mediodía, cuando el movimiento de masas de la hora punta se ha desplazado a otras zonas de la ciudad.

Lux16

Taking care of business (every day)
Taking care of business (every way)
I've been taking care of business (it's all mine)
Taking care of business and working overtime.

-Bachman-Turner Overdrive-

Lux17

La Avenue de la Liberté es una de las arterias de la ciudad. Por ella pasan casi todos los autobuses que conectan la Gare Centrale con las zonas de mayor concentración de empresas tecnológicas o financieras.

Segunda parte del Fotoreportaje de Luis Hidalgo - Luxembourg now 2

Luis Hidalgo

Entidad corpórea fundada a finales del siglo XX. Licenciado en filosofía. Tiene una relación con las fuentes luminosas y sus consecuencias periodísticas desde 2014. En un tiempo en que la información gráfica tiene que estar llena de colores y emojis para resultar llamativa, conviene seguir las palabras del fotógrafo A. Feininger: "color is for birds". Escritor de relatos en su tiempo libre.