HRTR&CSSTT Ep.VII: Torero bueno, torero tuerto

Miércoles 16 de Marzo de 2016
Comparte y dispara Facebook Twitter
Hortera y Cassette Los toros

Esta semana: Torero bueno, torero tuerto

HRTR

Es hermoso ver cómo la España más rancia y repugnante, la que huele a grasa y a anís barato y tiene el árbol genealógico manchado de sangre republicana, decide echarse a la calle, como unos auténticos perroflautas, para defender lo indefendible, hacer apología de la barbarie y recordar al resto del mundo, una vez más, que en este país la Guerra Civil la ganaron los malos….

Es inspirador ver cómo una manifestación de esta índole consigue sacar de sus madrigueras mediáticas a personajes que son, en si mismos, el asco y la vergüenza. Ha valido la pena tener a esta banda de zombis recorriendo Villa Barberá sólo por ver a la versión torera de Millán Astray, el tal Juan José Padilla, alzándose como una especie de gladiador ‘moderno’ cuyo mérito es haber sobrevivido a un toro que intentó defenderse y sólo, desgraciadamente, se llevó un ojo del elemento.

Hay que ser mamarracho para abusar y asesinar sistemáticamente a unos pobres bichos que han tenido la mala suerte de nacer en España. Pero hay que ser una verdadera basura para, además, salir en manifestación a defender que lo que haces es arte y cultura.

Lo que si hay que reconocerle a los zombis, ortografía aparte, es que localizan mejor que Almodovar. Qué saber elegir, qué mimetizarse con el entorno seleccionado, qué adaptarse a las peculiaridades propias de la región con sus banderitas de España, sus chanchullos y sus cortijos… Dale Albert, que Carne Trémula sirva para algo:

Pero lo más cachondo de este absurdo vergonzoso y vomitivo es que lo que piden los asistentes, protegidos de posibles cargas de los antidisturbios por kilos y kilos de gomina barata y apestando a varondandy hasta en las fotos, es LIBERTAD. Libertad, oigan. Libertad para seguir privando de libertad y matando a aquellos que no pueden defenderse. Como decía mi abuela: a estos los ponía yo a trabajar…

CSSTT

“Los toros de lidia son los que mejor viven”. Ah, buen trabajo, lo de cómo mueren y quién goza con ello ya tal...

A menudo esa pantalla con gente que se sobresalta con toreros corneados nos dice que son una suerte de superhombres que se curan en tiempo record de las trágicas heridas que sufren cuando intentan dar una muerte ritualizada a un animal que —¡por el amor de dios!— quiere seguir vivo. “No puede ser un asesino y un heroe”...

Lo cierto es que uno de sus argumentos es muy válido: “es una forma de ganarse la vida, una tradición forjada a través de los años”. Y es muy válido, sobre todo, porque sirve perfectamente para explicar las razones por las que un toro agonizante decide que es buena idea cornear gravemente a un matador, léase “el que mata”.

Por no hablar ya de los errores ortográficos de la pancarta. Así, en general: “you're so wrong...”

“El toro muere y nadie llora, porque todos queremos que el torero sobreviva”. Si estás de acuerdo con esta frase y te indigna la siguiente canción, apuesto a que estás releyendo la frase porque te has perdido...

HRTR y CSSTT

De la misma manera que los antiguos trazaban líneas imaginarias entre esos puntos brillantes del cielo nocturno, dibujando objetos o criaturas y creando la noción de constelación, Hortera y Cassette nos disponemos a crear constelaciones de canciones unidas por un hecho o acontecimiento semanal. Firmes creyentes de que, en el cine, es el "crescendo" de cuerda y no el muerto en la bañera el verdadero responsable de nuestro terror, aspiramos a un acompañamiento musical digno y favorable a nuestros intereses: si no puedes acabar con la forma, actúa sobre el fondo.

Todos los miercoles en Dispara Mag - Columnas