El perseguidor, el persecutor, el percutor

Martes 26 de Enero de 2016
Comparte y dispara Facebook Twitter
luis el perseguidor
Foto de Luis Hidalgo

El perseguidor lleva un libro abierto en plano mientras camina. No pasa las páginas, lo mantiene alzado, la intercesión de su cabeza con la luz que caería sobre el papel desde las farolas asombra las líneas, una silueta oscureciendo las reglas, los usos generales, las precisiones del lenguaje en ese manual de gramática de redacción académica.

Va veinte pasos por detrás del pensador, que aún se da escasa cuenta de quien le acecha: sólo siente un hilo de pasos atado a sus pensamientos entre palabras sin voz: "comienza la noche del verbo, ¡apunta!...el perseguidor". Los pasos del hombre del libro trepidan, mastican distancia como una máquina pesada y se acercan, su gramática va cerrándose, ciento cuarenta grados en el ángulo entre sus tapas y al pensador le traicionan las palabras, las reglas y el uso, su mente nerviosa incurre en error, se deslavaza, un nudo en las palabras, su sentido poco claro: "me sigue la noche, me cierra las normas...¡el persecutor!", anida erróneo al que le acecha con un vocablo mal formado, sin sentido, sus manos temblando, su piel arrugada por la presión del comienzo de la pérdida de la memoria lingüistica.

Están ya los dos andantes cerca, el ángulo de la gramática cerrándose a la noche de las páginas pegadas, sin luz que alumbre las reglas, diez grados, cinco grados, los pasos fuertes y un frotar de gabardina por detrás de los pasos cerrados y limpios del pensador, cerca, arrimados, un trote discorde de pies sobre el suelo y en el perseguido un pensamiento roto, sin reglas, sin saber lo que dice pero acertándolo: "¡¡EL PERCUTOR!!" y el sonido del libro cerrado de golpe como un disparo que mata el lenguaje; la fracción de la capacidad de pensamiento. Un disparo por la espalda y una gramática abandonada, el pensador cayendo al suelo y su asesino, sin lenguaje alejado en la noche se disuelve con penumbra y sin dolor, sin culpa, sin prisa, sin significado.

Luis Hidalgo

Entidad corpórea fundada a finales del siglo XX. Licenciado en filosofía. Tiene una relación con las fuentes luminosas y sus consecuencias periodísticas desde 2014. En un tiempo en que la información gráfica tiene que estar llena de colores y emojis para resultar llamativa, conviene seguir las palabras del fotógrafo A. Feininger: "color is for birds". Escritor de relatos en su tiempo libre.